Skip to main content

Ford Almussafes pelea por adjudicarse dos coches electrificados con Saarlouis

Este par de modelos son los únicos que el fabricante norteamericano tiene pendiente de asignar entre sus factorías en Europa dentro de su nueva estrategia operativa a 2030. La planta que reciba estas inversiones, sea la española o la alemana, tendrá asegurada su supervivencia a largo plazo, mientras que la que no se enfrentará a un horizonte muy preocupante con muchos visos de acabar en cierre.

in La Tribuna de Automoción, por Ignacio Anasagasti, 04-01-2022


La factoría de Ford en Almussafes (Valencia) es una de las dos candidatas, junto a la alemana de Saarlouis, para adjudicarse la producción de dos nuevos vehículos electrificados –híbridos enchufables o eléctricos– que el fabricante tiene previsto comercializar a partir de 2024 o 2025, según han informado a La Tribuna de Automoción fuentes conocedoras de los planes industriales del constructor norteamericano.

Este par de modelos, que reportarían al centro elegido una garantía mínima de carga de trabajo de dos turnos, serían los únicos productos que tendría pendiente asignar la marca dentro de su nueva estrategia en Europa de solo vender variantes cero emisiones desde 2030, después de los proyectos industriales ya concedidos en los últimos meses a las instalaciones de ensamblaje de coches de Colonia (Alemania), Craiova (Rumanía) y Kocaeli (Turquía).

En este sentido, entre Almussafes y Saarlouis la que logre hacerse con estas inversiones tendrá asegurado su futuro a largo plazo, mientras la que no se verá abocada a un horizonte muy preocupante de un cierre casi asegurado hacia mitad de década, según declaran fuentes del sector. En el caso de la planta española, el recorte de su porfolio de vehículos arrancará a finales de marzo, cuando dejará de montar el Mondeo, para ir perdiendo efectivos, progresivamente, hasta 2024.

Tras la marcha del sedán, que no afectará al empleo –el excedente se asumirá con la elevada pujanza del Kuga, la mayor actividad de la nave de baterías y el proyecto del motor 2.5 híbrido de gasolina, que se fabricará desde septiembre–,  el siguiente impacto, ahora sí de calado, será en el último trimestre de 2022, cuando la Connect que se exporta para el Viejo Continente –representa cerca de un 40% del volumen del modelo, unas 23.000 unidades anuales– se irá perdiendo por fases hasta mediados de 2023, ante el inicio de la producción de una nueva generación de la furgoneta en la fábrica polaca de Poznan del Grupo VW, fruto de un acuerdo con Ford.

El resto de actividad con este derivado de turismo, que se destina a Norteamérica, se conservará hasta inicios de 2024, fecha en la que la acogerá el centro mexicano de Hermosillo. En torno a ese instante, aunque sin una visibilidad clara, podría experimentarse también la salida del Galaxy y del S-Max, quedando solo, por tanto, el Kuga, un modelo que, actualmente, es el sostén de la planta, al representar un 54% de la cadencia total, y que podría recibir una nueva generación en 2025.

Negociación contrarreloj

Para poder recibir la adjudicación de los dos coches, ambos centros están inmersos en negociaciones entre sus direcciones y los comités de empresa para llegar a acuerdos de competitividad con los que presentar sus credenciales ante la matriz de la compañía en Detroit (Estados Unidos).

La automovilística ha fijado como plazo para que le presenten propuestas de mejora de costes y de flexibilidad el próximo 31 de enero, para después resolver la concesión de la carga de trabajo en junio.

En el caso de Almussafes, cuyo convenio caducó en diciembre, la mesa negociadora comenzó a inicios de octubre y hasta la fecha se han celebrado ocho reuniones sin que haya habido ningún avance. En ellas, Ford únicamente se ha limitado a pedir a los sindicatos que hagan propuestas para ajustar los costes salariales –entre un 5% y un 10%– y ampliar la capacidad de trabajo y los mecanismos de organización del trabajo.

La única concreción por parte del constructor ha sido que, para lograr el objetivo de menores gastos de retribuciones, la plantilla renuncie a la actualización de sueldos que está recogida en el marco laboral para 2021 del IPC real más un 0,5%, lo que supondría elevar las nóminas un 7,2%, si se confirma el indicador adelantado de diciembre del 6,7%. Esta petición ha sido rechazada por todas las centrales sindicales.

A la vuelta del descanso navideño el 3 de enero, se espera que la firma convoque nuevamente encuentros para llevar a cabo un proceso de conversaciones maratoniano para poder cumplir con el límite del día 31. En la próxima cita, fuentes de la representación de los trabajadores señalan que el fabricante debería entrar en materia y detallar cuáles son sus demandas para, a partir de ahí, buscar un punto de equilibrio. En caso de que se selle un pacto, muy probablemente sería sometido a referéndum entre los operarios.

En paralelo a las negociaciones en España se están sucediendo otras en Saarlouis, donde se está buscando sumar todos los apoyos posibles, como una implicación ambiciosa de las administraciones para la fijación de incentivos, según informan a esta publicación fuentes del sector, que precisan que esta factoría tiene como desventaja un mayor nivel de costes salariales.

 

Los dos coches que se adjudicaría la planta de Ford Almussafes o la de Saarlouis serán electrificados y se comenzarían a producir en 2024 o 2025.

 

 

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado. Campos obrigatórios marcados com *

Este site utiliza o Akismet para reduzir spam. Fica a saber como são processados os dados dos comentários.